A sus 72 años, su tablet es su amuleto

Así lo piensa Hernando Ortega Villa, un pescador artesanal nativo del corregimiento de la Boquilla en Cartagena de Indias, una de las 295 personas beneficiadas con el programa de CINTEL: Pescando con Redes Móviles. Ortega utiliza la teleconferencia para seguir aprendiendo.

Foto pescando 1

REDACCIÓN CINTEL – El empeño de don Hernando es de admirar y digno de resaltar. Con siete décadas encima, su piel curtida por miles de horas bajo el sol del Caribe y una actitud siempre positiva, demuestra que la tecnología nunca llega tarde a la vida de la gente.

Su empeño y la dedicación le han permitido superar las barreras de la edad para aprender a usar las TIC y apropiarlas de tal forma que cada día está más convencido que la tecnología ha transformado su vida.

En una reciente visita a Bogotá para atender algunos exámenes médicos, usó la teleconferencia para asistir a las sesiones de apropiación que el Programa Pescando con Redes Móviles realiza desde hace tres años en el corregimiento de la Boquilla.

Don Hernando es una de las 295 personas que se han certificado en sesiones de apropiación en TIC a través del proyecto Pescando con Redes Móviles que inició en la Boquilla, en Cartagena de Indias, y se extendió a Tumaco (Nariño) y a la isla de Providencia, gracias al aporte de empresas y entidades como Qualcomm, USAID y Telefónica.

Así los pesadores ahora usan tabletas conectadas a Internet para gestionar el producto de su pesca y saber incluso las condiciones climáticas antes de zarpar. “Es sentirse como un profesional en tecnología, gracias a todo lo que he logrado aprender y al igual que cualquier experto, estoy pensando en iniciar mis primeros pasos en el teletrabajo cooperativo y mejorar mi calidad de vida”, señala a NotiCINTEL.

Actualmente la tableta de don Hernando es su amuleto de la buena suerte porque donde quiera que va la lleva consigo, ya sea para tomar fotografías, grabar videos, hacer notas o comunicarse por video llamadas con familiares y amigos. La video llamada es una de las herramientas que más utiliza y a través de la cual recibe formación poniendo en práctica la educación virtual.

Su conocimiento lo comparte con las demás personas y se ha convertido en un gran ejemplo en su comunidad, de cómo un espíritu inquieto y luchador, aprovecha las oportunidades que ofrecen las tecnologías, sin importar las barreras que se lo impidan.

La iniciativa, desarrollada bajo la metodología de CINTEL, es apoyada por entidades públicas y privadas, y desde ya cuenta con dos nuevas réplicas en Buenaventura, en el Valle del Cauca y Taganga, en Magdalena, a través de la alianza Ministerio TIC-Colciencias.