LG

“A pesar de la penetración, los celulares aún no llegan a toda Colombia”: LG

125784145452

CINTEL conversó con Junsuk Hwang, gerente de LG Mobile Colombia, sobre las perspectivas, cambios y retos que tiene la industria móvil en el país.

 La telefonía celular en Colombia está viviendo una de las más grandes etapas de transformación en su historia, a través de hechos puntuales que están cambiando la forma como las personas utilizan sus dispositivos móviles y estimulan nuevos servicios más locales y a la medida.

Para no ir muy lejos, la adopción de redes de cuarta generación está impulsando la compra de teléfonos inteligentes (o smartphones), que prometen a los usuarios elevar su productividad y mejorar sus labores diarias. Junto a esto, el Gobierno Nacional está creando normas y regulaciones, como la eliminación de clausulas de permanencia en los contratos que ofrecen los operadores, que están incentivando nuevos canales de ventas de productos.

CINTEL conversó con Junsuk Hwang, gerente de LG Mobile Colombia, sobre estos cambios en el negocio de los dispositivos móviles y el futuro de estas nuevas tecnologías en el país.

La penetración de celulares en Colombia ya supera el 100% de habitantes. ¿Cuáles serán las apuestas de la industria en un mercado que comienza a saturarse?

Aunque se nota una penetración por encima del 100%, creemos que aún estamos lejos de que la totalidad de los colombianos cuente con algún dispositivo móvil. Según las características del mercado y de la sociedad colombiana hay gran cantidad de personas que utiliza más de un celular en sus actividades. De hecho, aún falta mucho para llegar a esos pueblos y municipios que no tenemos tan presentes.

El Gobierno, a través del MinTIC, ha realizado un trabajo fundamental para ampliar la cobertura para que más dispositivos y comunicaciones puedan llegar a un mayor número de colombianos. Lo que vemos es que existen muchas oportunidades para crecer. Como fabricantes, nuestro trabajo es seguir desarrollando innovaciones y productos, para mejorar y facilitar la conectividad y la convergencia en el ciudadano promedio.

¿Qué buscan los usuarios actualmente cuando deciden adquirir un celular?

Lo que primero que llama la atención de los usuarios es el tema de hardware, en cuanto a las características propias del equipo, como la calidad de su cámara o el tamaño y resolución de la pantalla.

Sin embargo, con la implementación de servicios de red de cuarta generación (4G-LTE) y los usos que cada colombiano quiera darle al equipo, vemos que comienzan a preguntar por más temas relacionados con las conectividad del Smartphone, al tiempo que muestran mucho interés por el flujo de la información y la convergencia con otros productos.

Con el actual auge de los teléfonos inteligentes, ¿los celulares básicos están condenados a desaparecer?

Si miramos la tendencia, los teléfonos de gama baja no serían los protagonistas. Sin embargo, a raíz de la nueva regulación en el mercado colombiano que entró a regir desde el primero de julio pasado (la cual elimina las clausulas de permanencia en los operadores), toman mucha relevancia estos dispositivos enfocados en servicios de llamadas de voz a voz.

De esta forma, creemos que los operadores van a ofrecer dispositivos muy económicos, para retener a aquellos clientes que específicamente quieren servicios de voz. Por eso, esperamos que este segmento muestre un gran crecimiento en el corto plazo, por lo que no veremos desaparecer estos teléfonos sino que, por el contrario, cumplirán un rol muy particular al diferenciarse de la oferta de smartphones que vemos hoy en día.

¿Cómo va a transformarse el negocio con la eliminación de las clausulas de permanencia?

Hay que tener en cuenta que el Gobierno realiza todos estos cambios para beneficiar al consumidor y que todos los jugadores del mercado, como fabricantes y operadores, debemos ajustarnos a esas medidas.

En ese orden de ideas, veremos que se amplía la oferta de productos que podemos ofrecer a través de nuevos canales que van surgiendo, como las grandes superficies, las tiendas directas y los canales corporativos. Esto ayudará a que se mejore la competitividad y aparezcan nuevas ofertas.

Por ejemplo, nosotros estamos ofreciendo desde marzo equipos libres en los diferentes hipermercados y vamos a encontrar promociones atractivas al adquirirlos con tarjetas de puntos o de algunas empresas de crédito, las cuales no veíamos al vender a través de los operadores.

A pesar de las medidas de las autoridades, sigue creciendo el robo de celulares. ¿Hay alguna forma de controlar este delito?

Este tema se debe mirar desde varias perspectivas, al ser un tema de sociedad, de desarrollo y de infraestructura. Como fabricantes hacemos lo básico, como tratar de controlar las ‘listas negras’ de celulares robados, las importaciones o las listas blancas.

Pero también hemos visto que los dispositivos móviles se han vuelto más seguros gracias a las formas para acceder y bloquear el acceso a sus datos. En LG, por ejemplo, hemos implementado aplicaciones que permiten bloquear y desbloquear la pantalla de forma sencilla y menos intuitiva, como usar toques.

Desde configuraciones tan sencillas hasta regulaciones del gobierno y los cambios en la infraestructura de las ciudades conllevan a que los índices de robo tiendan a bajar.

¿Cómo está el desarrollo de aplicaciones en el país?

Si lo comparamos con países del primer mundo, indudablemente tenemos que decir que es muy bajo. Es algo que se da de la mano de la penetración de teléfonos inteligentes, donde Colombia ha sido uno de los lugares más tardíos en comenzar una renovación hacia esos equipos.

El desarrollo de aplicaciones tiene que ir junto a esta renovación y al incremento en el uso de smartphones, de planes de datos y de facilidades para acceder a Internet.

Ahora vemos desarrollos que encuentran cierta inversión en los planes del gobierno y las iniciativas de los fabricantes, pero es claro que desde las mismas universidades y centros educativos, como el Sena, falta darle impulso a este tema para acelerarlo más. 

¿Cómo se puede potenciar la innovación en Colombia?

En línea con lo que comentaba antes, se requiere más inversión del Gobierno y de los fabricantes para incentivar a los desarrolladores locales de aplicaciones, por ejemplo, al punto de armarles un plan de carrera donde hagamos alianzas para crear aplicaciones más locales.

El Gobierno también debe fomentar la educación que conlleve a que podamos tener más ingenieros y desarrollares, en el largo plazo.